viernes, 11 de marzo de 2011

Relaciones a distancia: pros y contras

Has conocido a tu alma gemela, pero vive en la otra punta del país, o del planeta! ¿El amor es más fuerte que la distancia? ¿Cuáles son los riesgos y las ventajas de una relación a cientos de kilómetros de distancia?



Le has conocido durante las vacaciones y es el amor de tu vida. Problema: vive a 800 kilómetros! ¿Crees que tu relación puede resistir tal distancia?

Ventajas de la distancia

¿Quién dijo “ojos que no ven, corazón que no siente”? Al contrario, la distancia en una relación puede hacer que ésta sea más estable e intensa. Existen varias ventajas:

¡Nada de desgaste! La distancia mantiene la llama, la pasión: atisbamos una señal de nuestra pareja y esperamos con impaciencia una llamada, un encuentro virtual y aún mejor cuando es real. La alegría de los reencuentros siempre está presente, aunque los instantes de complicidad son menos frecuentes.

¡Adiós a la rutina! Cuando la pareja no se ve cada día, es imposible que se instalen hábitos o rutinas. Cada cita es una ocasión de descubrimiento y los temas de conversación son infinitos!

¡Sin ataduras! Cada uno lleva su pequeña vida de soltero, de modo que si llegas tarde a casa no tienes que justificarte.

¡Punto y final a las discusiones! Prácticamente nunca ves a tu pareja de mal humor, con un mal día. Se ven tan poco que ni siquiera se molestan en perder el tiempo con críticas o disputas. No tienes tiempo para discutir y, además, están felices por verse.

La otra cara de la moneda

Desde luego, la distancia no sólo tiene ventajas. Hay ciertos aspectos de su relación que, a menudo, pueden arruinar una bonita historia de amor:

Ilusiones. La distancia puede impedirte conocer de verdad a tu pareja. Nunca acabas de conocer sus defectos si le ves solo una vez a la semana. Evidentemente, puedes considerarlo como una ventaja, puesto que él tampoco conocerá tus defectos!

Malos hábitos. Esta vida en pareja es prácticamente idéntica a una vida de soltera(o). Te arriesgas a desarrollar un comportamiento célibe que, más tarde, puede entorpecer cualquier convivencia en pareja, ya sea con la actual o con otra.

El peso de la ausencia. La distancia es también un sinónimo de ausencia. La pareja no siempre está ahí cuando la necesitas. En caso de que estés triste, una llamada de teléfono conforta bastante menos que un abrazo.

Saber escuchar al otro

En una relación de estas características, es fundamental que siempre prestes atención a tu pareja, puesto que, de lo contrario, puedes mostrarle signos de hastío o depresión. El mejor momento para “tomar la temperatura” de tu pareja es unas horas después del encuentro, tras los instantes de euforia. Si te da la impresión que los sentimientos están menos presentes, quizás es que ha llegado el momento de enfrentarse a otro modelo de vida!

Y no olvides que para mantener la chispa del amor es importante planear proyectos en común, tener objetivos comunes a corto o medio plazo. Estos pequeños términos de tiempo y la realización de tales proyectos te permitirán conservar un vínculo muy fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada